Las Horas

Arduas horas

En la celda oscura.

Libertad, prisión, Libertad, prisión.

Paraíso terrenal y la bóveda celeste.

Cenizas de ayer entre matojos de mañana

Sueños y previsiones eclipsadas por miedos de barro

Carceleros sin manillas. Zoológicos de la rutina.

Un día, un animal. Una semana, un animal. Un año, un corral.

Marineros sin red del viento austral

Caminos, rocas, sendas sinceras de arena y fuego.

Viento, nubes y rayos. Tormenta eléctrica.

Ríos y lagos en la Torre de Babel,

Rozan cielos de lava ante los abismos de un chile picante

Que remueve paladares.

Agua y barro entre la nada,

Espejismos de luz y sombra

Sedimentos de polvo

Menguante cambio entre Lunas.

Follar y morir.

Vastos cielos de colores

Impregnan refugios de almendras.

Navegante en el camino,

Caminante en el río,

Sombra en el desierto y

Luz en la selva.

Pantera, hormiga, tigre y perro.

El Lobo a medianoche

El suspiro en la ciudad.

La estrella de ficción que barre alquitranes

Encumbran trazos de todo

Oculta la vanidad, la perversión y el celo.

Plástico entre árboles, luces entre sombras.

Sangre y fuego. Tierra y esperanza.

Agua y vida. Viento y muerte.

Y Luz en el camino.

Jordi Abderrahman Gonzalez

Anuncios

Un pensamiento en “Las Horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: